Cómo lidiar con la Procrastinación

Antes de empezar con el post, yo lo digo… SOY PROCRASTINADORA. No es ni bueno ni malo, es como yo soy. Lo más importante de todo es conocernos, saber el punto en el que estamos y a partir de ahí trabajar con ello. Ahora veremos que ser procrastinador no es malo, lo que es malo es que esa actitud te paralice y te impida alcanzar tus objetivos.

¿Qué significa PROCRASTINAR?

Procrastinar es esa maravillosa habilidad que algunos seres humanos tenemos de ir dejando para luego las tareas que en nuestra mente parecen más tediosas o que llevarlas a cabo nos va a crear alguna dificultad. ¿Cuándo es “para luego”? Pues para cuando ya no me quede más tiempo que el preciso para hacerlo. Si es necesario no dormiremos con tal de acabarlo, pero nuestra mente ha ido inventado tareas/justificaciones para que cualquier cosa sea más atractiva que lo que realmente teníamos que hacer.

¿Te suena? ¿Tienes este súper poder?

Como te decía antes, una persona puede ser precrastinadora (hacer las cosas lo antes posible) o procrastinadora (hacer las cosas lo más tarde posible). Ninguna de las dos es solo buena o solo mala, cada una tiene sus puntos positivos y negativos. Hoy de lo que vamos a hablar es de las segundas y de cómo usar nuestro súper poder para ayudar a nuestro trabajo y no paralizarnos. Ahí vamos:

1. En primer lugar, hemos dicho que el procrastinador es el que hace las cosas lo más tarde posible dentro del plazo que tiene que cumplir. Es una persona que se activa con la presión del último momento, así que debemos hacer que esa sensación de “último momento” nos llegue antes. Bien, pues en vez de darnos un mes para hacer una tarea, vamos a darnos el tiempo que realmente sabemos que vamos a necesitar. Y en el fondo de nuestra mente, sabemos exactamente cuál es el tiempo que necesitamos. Si podemos hacer el proyecto en una semana, no nos daremos ni un día más.

2. Desglosa ese proyecto en mini tareas que puedas acabar en un día. Quizás aun si ves que tienes una semana por delante para desarrollar el proyecto, no te va a llegar esa sensación de urgencia, pero si divides la tarea grande en cosas que acabar cada día, notarás esa necesidad de concluir lo que te has marcado para esa jornada porque solo tienes 8 horas por delante para hacerlo.

3. Usar las palabras adecuadas para transmitirnos mensajes a nosotros mismos. Y las palabras exactas que tienes que decirte son esas: tareas que ACABAR en el día. No “tareas que tengo que hacer”, si no “que tengo que acabar”. De esta forma nuestra mente entenderá que no hay más tiempo que hoy para llevar a cabo esa actividad.

4. Regla de los 5 segundos. Si ves que estás dedicando tu atención a algo que no te va a aportar ningún resultado, como perderte en Instagram saltando de una cuenta en otra o mirar tu Facebook cada tres minutos, estás en un bucle del que necesitas salir. La mejor manera de poner fin a esa pérdida de tiempo es recurriendo a la técnica de los 5 segundos: en cuanto te des cuenta de que has entrado en ese círculo que no te aporta nada, debes darte 5 segundos para dejar eso y volver a tus tareas reales. 5 segundos contados conscientemente empezando desde atrás, desde el 5, y antes de terminar esa cuenta atrás has debido apagar el móvil, alejarlo de tu vista o darle la vuelta para no ver la pantalla y volver al trabajo. Te aseguro que funciona.

5. Visualízate con tu proyecto o tarea terminada. Cuando notes que la procrastinación se está apoderando de ti y te está paralizando, dedica unos segundo a imaginar cómo estarás y cómo te sentirás cuando acabes esas actividades. Notarás alivio, calma y respirarás hondo. Ponte con esas tareas cuanto antes para poder llegar a estar tal y como te has visualizado. ¡A por ello!

Espero que estos consejos te ayuden a no paralizarte cuando la procrastinación llame a tu puerta. ¡Ponlos en práctica y cuéntame! Me apetece mucho leer tus comentarios sobre cómo aplicar estos tips te han ayudado en tu día a día. A mí me ha costado tiempo llegar hasta ellos, pero en cuanto he sido consciente y los he trabajado, ha sido un antes y un después en mi rutina.

Te mando un abrazo y mucho ánimo ¡a por ello!

Sara 😀

0 Comentarios

Escribe un comentario

CLOSE
CLOSE